Cómo saber si una reparación tecnológica sale a cuenta

Cómo saber si una reparación tecnológica sale a cuenta

 

En el actual mundo donde vivimos hay determinados productos y / o servicios sin los cuales parece que no podemos vivir o cuanto menos echaríamos tanto en falta su uso que nos constaría mantener una jornada común y podríamos incluso notar nuestra ansiedad como va creciendo a medida que pasan las horas, es por ello que en este artículo vamos a hablar sobre un dilema que muchas personas se plantean cuando uno de estos aparatos empieza a fallar, nos referimos a los smartphones o teléfonos inteligentes y a los ordenadores ya sean portátiles y  o de sobremesa, es que sin lugar a dudas han sido uno de los productos revelación de nuestra época gracias a su infinidad de utilidades y opciones así como la integración que ha tenido en la vida de quienes los utilizan ya sea personal o profesional.

Los citados productos tecnológicos tienen entre ellos varias cosas en común, no obstante las más relevantes para este artículo serían el elevado coste de adquisición que tienen (en ocasiones incluso injustificadamente altos) y por otro lado la propia naturaleza del producto que hace que únicamente personal cualificado y con experiencia en el manejo de este tipo de elementos, sea capaz de realizar reparación alguna sobre ellos. Estos dos puntos acaban causando un efecto búcle, y es que al ser caros precisan de manos cualificadas que a la vez suelen tener un coste elevado, por ello podemos llegar al momento de duda de ¿lo reparo?

Debido a la gran variedad de proveedores que existen actualmente en el mercado de reparación de productos tecnológicos es muy común que encontremos todo tipo de opciones entre las que se encuentran una gran variedad de tarifas desde empresas con un mayor coste por reparación como pueden ser las casas oficiales de las diferentes marcas de smartphones u ordenadores, hasta pasando por pequeños autónomos que hacen reparaciones a bajo coste. Tanto un extremo como otro suelen ser poco recomendables, en el primer caso porque existen opciones más económicas a las casas oficiales, al igual que ocurre con un vehículo y sus talleres, y por otro lado las excesivamente económicas suelen ser personal con poca experiencia y baja formación que pueden causar pérdidas irrecuperables en nuestros equipos. Es por ello que bajo nuestro punto de vista, tras tomar una decisión que a continuación veremos como tomar, lo más recomendable si queremos reparar un terminal móvil u ordenador portátil o de sobremesa es acudir a profesionales de marcas no oficiales como puede ser en este caso la empresa Mediatonic, empresas con tiempo de oficio, con profesionales del sector, pero que no están “casados” con una única marca sino que su transversalidad en este sentido les permite aprender de forma constante y por tanto ofrecer un mejor servicio sin que ello se refleje en forma de incrementos de tarifas.

Respecto a cómo decidir si optar o no por la renovación, es interesante que tengamos en cuenta el coste de la reparación y compararlo al de la adquisición de un nuevo producto de similares características, por mucho que los procesadores en la actualidad sean de una nueva generación o la memoria interna se haya duplicado. De este modo comparando un coste con el otro veremos cual rentable puede ser y como de productivo seguirá siendo nuestro teléfono u ordenador tras la reparación ya que si este quedará en un modo donde previsiblemente no superará los dos años, será momento de renovarlo e invertir empezando de 0.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *